Saltar al contenido

¿Tu gato tiene dolor?

El instinto inherente de un gato para sobrevivir hace que sea extremadamente difícil reconocer el dolor en nuestros gatos en casa.

En verdad, el dueño de un gato atento puede detectar signos en el comportamiento que son un indicio de que algo está cambiando. Si bien todos pasamos mucho más tiempo en casa con nuestras familias, ahora es un buen momento para observar a nuestros felinos y tomar nota de cualquier problema.

Las diferencias de comportamiento más comunes rodean la movilidad, la agilidad y la renuencia a saltar hacia arriba y hacia abajo. Si a tu gato normalmente le gusta que le den de comer encima de la nevera, ¿Dónde está hoy? Si formas parte de su comité de bienvenida cuando llegas a casa, ¿Dónde está hoy? ¿Y por qué siguen llenos sus platos de comida y agua?

Si generalmente es un gato sociable, siempre es parte de la familia, pero ahora está desaparecido con frecuencia, ¿Qué significa esto? Todos estos comportamientos anormales son indicadores clave de que algo está cambiando.

La mayoría de las veces, si un gato tiene un cambio en su comportamiento normal, está relacionado con el dolor, la enfermedad o un problema de comportamiento generalmente relacionado con el estrés. Los signos comunes pueden ser esconderse, no querer que lo acaricien ni lo sostengan, una disminución en la ingesta de alimentos y agua, no deseo de limpiarse y quizás el comportamiento más notorio, el no usar correctamente de la caja de arena.

Lo que no siempre entendemos es que NO se trata de un mal comportamiento del gato, sino más bien del dolor y la incomodidad que se percibe para meterse en la propia caja y luego agacharse para defecar.

¡Nadie conoce mejor que nosotros el comportamiento habitual de nuestro gato! Una evaluación útil que se puede hacer en casa es el uso de un instrumento de metrología clínica, como el Índice de Dolor Musculoesquelético Felino.

Este es un cuestionario de movilidad completado por el dueño de la mascota y las categorías de calificación van de normal a peor. Incorpora preguntas sobre dolor, movilidad, actividad, efectos afectivos y función cognitiva.

Uno de esos cuestionarios se puede encontrar en painfreecats.org. El cuestionario se puede completar durante unos días mientras toma notas, ¡y es una herramienta ideal para ayudarlo a tomar decisiones sobre la salud del gato!

Si los problemas actuales de comportamiento cambiaron y los resultados del cuestionario muestran algún signo adverso, es necesario ir al veterinario. Y asegúrese de llevar el cuestionario contigo.

En la clínica, el veterinario puede observar al gato en posición de reposo, observar el porte de su cuerpo, controlar la masa muscular y evaluar su marcha. Un examen ortopédico completo, incluida la manipulación de las articulaciones y la evaluación radiográfica, puede confirmar la sospecha de osteoartritis.

Si no es osteoartritis, el veterinario puede descartar otras causas de dolor como cáncer, infecciones urinarias u obstrucción, otras infecciones, enfermedad periodontal, problemas del tracto digestivo, enfermedad neurológica, etc.

Si se diagnostica dolor u osteoartritis, el enfoque dominante para tratar el dolor en los gatos gira en torno a un enfoque multimodal. Los medicamentos no esteroideos, analgésicos, suplementos, modalidades no farmacéuticas, el ejercicio y la optimización del peso son la piedra angular para un buen resultado.

Es importante para nosotros NO tratar a nuestros gatos con ningún medicamento de venta libre sin antes consultar con nuestro veterinario.

Además, en el hogar, las pequeñas modificaciones pueden ayudar, como mover los platos de comida a áreas más accesibles, cambiar las cajas de arena a aquellas diseñadas con lados inferiores, colocar alfombras en superficies resbaladizas, por nombrar algunas.

A ninguno de nosotros le encanta estar en cuarentena, distanciarse o vivir a través de la pantalla de nuestra computadora. ¡Pero usemos el tiempo “en casa” para sacar el máximo provecho y ser más conscientes de nuestro entorno y eso incluye al gato!

Detecta los cambios en el comportamiento y resuélvelos; agregará años de placer para ti y su gato.