Saltar al contenido

¿Puedo darle ibuprofeno a mi gato?

La medicación de su mascota es un tema delicado, requiere que tengas mucho cuidado. Incluso cuando te haya asesorado un veterinario, puede ser fácil confundirse. Cuando esto sucede, en el mejor de los casos, podría estar prolongando una enfermedad innecesariamente, en el peor de los casos, un error podría ser fatal.

Analgésicos de venta libre como ibuprofeno, paracetamol o aspirina puede ser un tratamiento realmente útil, económico y eficaz para muchas dolencias comunes en los seres humanos. Por lo general, se pueden comprar en cualquier farmacia, tomar en casa y brindar un alivio rápido para todo, desde dolores de cabeza hasta síntomas de un resfriado.

Gracias a su disponibilidad inmediata, la mayoría de las personas tienen estos medicamentos de venta libre en sus casas, y cuando sus gatos se enferman, muchos dueños se preguntan “¿Puedo darle ibuprofeno a mi gato?”¿Puedo darle ibuprofeno a mi gato?

La respuesta corta es No, bajo ninguna circunstancia debes darle ibuprofeno a tu gato. Hacerlo puede causar problemas graves mucho más allá del malestar inicial y, en algunos casos, puede causar la muerte.

En este artículo, examinaremos la intoxicación por ibuprofeno, el potencial de otros medicamentos de venta libre que pueda estar considerando para su gato, así como cualquier alternativa.

¿Qué es el ibuprofeno?

El ibuprofeno pertenece a una categoría de medicamentos sin receta denominada AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos). Se puede usar en humanos para tratar todo, desde fiebre hasta dolor de muelas.

En los seres humanos, el ibuprofeno puede crear un mayor riesgo de ataques cardíacos y una sobredosis puede provocar el sangrado del revestimiento del estómago.

El ibuprofeno en gatos

Los gatos tienen la capacidad de sentir dolor y enfermarse de manera similar a los humanos; de hecho, a menudo denominamos muchas de sus enfermedades en el contexto de nuestro, por ejemplo, ‘gripe felina / gripe felina’ o ‘tuberculosis felina’. Los gatos también pueden sufrir artritis o inflamación de sus músculos, y muchos de sus problemas también pueden estar relacionados con el estrés.

Pero la biología de un gato es completamente diferente a la nuestra, y no obtienen los mismos efectos positivos del ibuprofeno. Si bien el ibuprofeno regular se puede medir por peso, los gatos solo necesitan tener las cantidades más pequeñas para contraer la intoxicación por ibuprofeno.

gatos e ibuprofeno

Síntomas asociados a la intoxicación por ibuprofeno

La intoxicación por ibuprofeno puede afectar a un gato que incluso ha tomado la menor cantidad. Hay muchos síntomas asociados con él:

  • Poco apetito
  • Vómitos
  • Vómitos de sangre
  • Dolor abdominal
  • Deshidración
  • Debilidad
  • Letargo

Algunos de estos síntomas pueden confundirse con otros problemas que se asocian comúnmente con los gatos. Los apetitos y los problemas digestivos pueden estar asociados con un cambio en la dieta o con el estrés de otros factores.

La debilidad puede ser un signo temprano de artritis y el letargo puede deberse a un desequilibrio químico.

Es importante, entonces, reconocer los síntomas rápidamente y actuar aún más rápido. Si no estás seguro de si los síntomas de su gato están asociados con la intoxicación por ibuprofeno, lo mejor es consultar a tu veterinario.

Además de evitar el ibuprofeno, el consejo común es evitar permitir que tu gato acceda a cualquier medicamento del mismo tipo, como aconseja un veterinario:

“Los gatos son muy sensibles al efecto de los AINE (antiinflamatorios no esteroideos), al igual que los perros. No hay muchos AINE aprobados para su uso en gatos. Pueden causar a tu gato úlceras en los riñones, en el hígado y problemas gastro intestinales.

mi gato comió ibuprofeno

¿Qué medicamento puedo dar a mi gato en lugar de ibuprofeno?

Aunque es tentador intentar encontrar un medicamento que se adapte a la dolencia general, es mucho mejor tratar los síntomas específicos. En lugar de darle analgésicos “todo en uno” a un gato que puede estar sufriendo de artritis o dolores musculares, debería intentar usar algo que haya sido diseñado específicamente para la delicada constitución de su gato.

La mayoría de las enfermedades en los gatos incluyen las siguientes que se enumeran a continuación, y ya existen algunos productos y remedios diseñados para gatos:

  • Controladores de estrés y ansiedad como melatonina tabletas son una forma más natural de calmar a un gato. Al proporcionarle una dosis de una hormona producida naturalmente, su gato experimentará algo parecido a un efecto sedante.
  • Digestión y complementos alimenticios están fácilmente disponibles para los gatos que experimentan problemas en su tracto GI (gastrointestinal). Las empresas se dedican a proporcionar alimentos que se adapten a dietas sensibles y también a mitigar problemas como tiroides hiperactiva o hipoactiva.
  • Las molestias asociadas con pulgas y gusanos se pueden controlar fácilmente gracias a la disponibilidad inmediata de tabletas, aerosoles y gotas, entre otros productos. Úselos antes de meter la mano en su propio armario médico.
  • Incluso medicación homeopática es una alternativa más segura al ibuprofeno y AINE similares, aunque será necesario experimentar un poco para encontrar algo que funcione para ellos.

la mejor prevención del gusano del corazón para gatos

En resumen, ¿Deberías darle ibuprofeno a tu gato?

Al preguntar ‘¿Puedo darle ibuprofeno a mi gato?’, la respuesta es siempre no. Hacerlo sería provocar problemas de salud peores que las molestias que están experimentando.

Si bien puede ser lo único a mano para la mayoría de las personas, los gatos sufren fácilmente una sobredosis de AINE y otros medicamentos, ya que el peso nunca es el mismo que en los seres humanos. Al permitir que tu gato tome ibuprofeno, corres el riesgo de que tenga problemas, desde sangrado de estómago hasta la muerte. Un gato que haya tomado ibuprofeno debe ser llevado a un hospital veterinario.

Nunca le des medicamentos para humanos a tu mascota a menos que tu veterinario lo indique. Existen otros medicamentos que tienen efectos beneficiosos similares pero que son seguros para tu mascota y están autorizados para su uso en animales.

Es importante buscar el consejo de tu veterinario si crees que tu mascota tiene dolor y seguir sus instrucciones cuidadosamente. Mantenga todos los medicamentos en un lugar seguro, fuera del alcance de tu mascota.

Si tu gato sufre de problemas relacionados con la artritis o la inflamación de los músculos, siempre debes consultar a un veterinario en cuanto al tratamiento correcto. Ayudarán a prescribir medicamentos, pero estos serán específicos para gatos. En estos casos, siempre es mejor ser precavido.