Saltar al contenido

Los gatos tienen sentimientos

Mucha gente cree que los gatos son animales fríos y distantes, si los comparamos con los perros, pero ¿es cierto? La respuesta es un rotundo NO. Los gatos tienen sentimientos y los expresan a su forma felina usando mucho el lenguaje corporal.

Si tienes o has tenido un gato, sabrás que los gatos sienten un amplio abanico de emociones, y expresan afecto de muchas formas distintas.

Los gatos tienen sentimientos
Los gatos tienen sentimientos

No obstante, si alguna vez te has preguntado si los gatos tienen sentimientos, sigue leyendo este artículo en el que voy a explicarte cómo se sienten los gatos.

Diferencia entre sentimientos y emociones de los gatos

Es necesario distinguir entre sentimientos y emociones, porque aunque los dos conceptos están relacionados, tendemos a confundirlos.

Estos dos términos son bastante abstractos y están vinculados a la experiencia subjetiva de cada persona. Sin embargo, para saber cómo se sienten los gatos, es necesario saber identificar a cada uno.

Qué son las emociones

Cuando hablamos de emociones, generalmente nos referimos al campo de la psicología como un conjunto de respuestas neuroquímicas y hormonales que nos predisponen a reaccionar de determinada manera ante un estímulo específico.

Por ejemplo, la vista de una serpiente puede producir, para muchos animales, una respuesta de miedo inmediata. Esta emoción se debe a la activación del sistema límbico como respuesta adaptativa al entorno. En este caso sería un estímulo que atenta contra la integridad física del individuo.

Sin embargo, aunque muchas de estas respuestas son por instinto, las respuestas emocionales también se deben al aprendizaje . Es decir, la información que asimila el cerebro sobre lo que experimentamos afectará a cómo reaccionamos cuando lo volvamos a experimentar.

Por ejemplo, si un perro ha sido maltratado en el pasado, probablemente tendrá una respuesta de miedo emocional en presencia de personas. Será así porque las relacionará con la experiencia negativa.

Qué son los sentimientos

Entonces, ¿qué es un sentimiento? La respuesta a esta pregunta es sencilla porque, al igual que las emociones, los sentimientos están estrechamente relacionados con el sistema límbico. Se distinguen por incluir la evaluación consciente que hacemos de la experiencia .

Aunque ambos conceptos están ligados a la forma subjetiva en que vivimos una situación, podemos decir que:

  • las emociones son directas, ya que, aparecen inmediatamente junto con el estímulo.
  • Por otro lado, los sentimientos implican un proceso reflexivo y autoconsciente .

Por ejemplo, uno se podría sentir feliz en el momento de recodar un momento agradable de su vida.

Cómo se sienten los gatos

Ahora que sabes la diferencia entre emoción y sentimiento, es más fácil comprender cómo se sienten los gatos.

Pero para entender esto, es importante evitar usar nuestra perspectiva humana para entender el mundo y ponernos en el lugar del gato.  Nosotros somos animales con capacidad de reflexionar sobre nosotros mismos. Esto nos permite formarnos un autoconcepto, distinguirnos de los demás individuos y sentir emociones complejas como culpa o vergüenza.

Por tanto, no podemos atribuir esta autoconciencia a los gatos, ya que no está comprobado que la tengan. Esto nos puede llevar a cometer errores, como suponer que si peleas con tu gato, él puede entender que hizo algo mal.

En el caso de los gatos, son animales puramente emocionales, que responden a diferentes situaciones de la forma más adecuada. Tienen miedo a los estímulos que se perciben como peligrosos o desconocidos, y alegría ante los estímulos gratificantes.

Por eso no podemos decir que los gatos tienen sentimientos, pero viven aquí y ahora y no necesitan reflexionar sobre sus propias experiencias, sino aprender de ellas.

Aunque las respuestas emocionales son básicas e inmediatas, evolucionan con el tiempo. En función de las experiencias adquiridas en distintas situaciones y ante diferentes estímulos.

No es extraño, por ejemplo, que un gato le tenga miedo a los perros. Puede que sea cariñoso con el perro con el que vive en casa, porque este último no supone una amenaza para él y porque han creado un vínculo emocional.

De hecho, ya se ha demostrado empíricamente que los gatos crean un vínculo de apego con las personas, similar al que haría un niño.

Entendemos por apego una conducta biológica en la que el gato percibe a su dueño humano como su fuente de seguridad física y emocional de la misma forma que lo sería su madre. Esto se debe a que eres tú quien cuida, alimenta, ofrece cobijo y afecto que son elementos clave para el su bienestar. Estas son emociones positivas que asocia contigo.

Resumen y conclusión

Aunque los gatos son animales bastante temperamentales y tienen menos capacidad de razonamiento que nosotros, esto no es un impedimento para sentir afecto por las personas .

No debemos olvidar que los gatos son animales sociales, a pesar de la reputación de ser un animal antisocial e independiente que muchas veces se les atribuye.

Por lo tanto, los gatos necesitan de otros individuos para sobrevivir. Por eso, sentir y expresar afecto es de vital importancia para tu mascota.

No hay duda de que los gatos tienen sentimientos, y que esos sentimientos son adorables.