Insuficiencia renal en gatos

La Insuficiencia renal en gatos en gatos es una de las enfermedades más comunes que afectan a nuestras mascotas. Se estima que de cada 3 gatos, 1 experimentará este problema renal durante toda su vida. A pesar de ser más común en animales de edad avanzada, las enfermedades que afectan a los riñones pueden tener diferentes causas.

Sin embargo, el gran desafío es realizar un diagnóstico precoz, teniendo en cuenta que, en la mayoría de los casos, la insuficiencia solo se detecta cuando la mayoría de las funciones renales ya están comprometidas.

Insuficiencia renal en gatos
Insuficiencia renal en gatos

En este artículo, presentaremos algunas de las principales causas y síntomas de insuficiencia renal en gatos. Además, sabrá qué métodos de diagnóstico están indicados y cómo proceder con el tratamiento. Sigue leyendo.

Qué es la insuficiencia renal en los gatos

En primer lugar, la insuficiencia renal en gatos es una enfermedad que ataca principalmente a los riñones. Aparece gradualmente a medida que los filtros (nefronas), encargados de eliminar sustancias nocivas para la salud del animal, empiezan a tener problemas.

En general, los animales pierden hasta el 70% de la cantidad de nefronas presentes en los riñones. Esta situación puede provocar graves complicaciones de salud para los gatos.

A pesar de ser más común en animales de mayor edad, especialmente mayores de 9 años, esta enfermedad renal puede afectar a gatos de cualquier edad. Vale la pena recordar que existen algunos factores que contribuyen al surgimiento del problema. Los principales son:

  • Predisposición genética: aunque todavía no hay una conclusión científica, las razas como Persa, Abisinio, Siamés, Ragdoll, Birmana, Maine Coon y Azul Ruso están genéticamente predispuestas.
  • Escasa ingesta de agua: los gatos no suelen ingerir líquidos con frecuencia, lo que sobrecarga los riñones.
  • Edad avanzada: con la mayoría de edad, algunas enfermedades pueden sobrecargar los riñones, facilitando la aparición de problemas renales.
  • Uso de medicamentos: el uso inadecuado de algunos medicamentos, especialmente sin la orientación del veterinario, puede provocar una sobrecarga de las nefronas.
  • Enfermedades inflamatorias: infecciones bacterianas prolongadas, peritonitis, leptospirosis, FIV (ayudas felinas), FELV (leucemia felina) y pancreatitis son algunas de las enfermedades asociadas con la insuficiencia renal felina.

Síntomas

El gran problema de diagnosticar la insuficiencia renal en gatos es que se trata de una enfermedad inicialmente silenciosa. Además, no todos los síntomas están necesariamente relacionados con el tracto urinario. Esto hace que sea imposible identificarlos rápidamente.

Las manifestaciones clínicas en el animal solo se hacen evidentes cuando una gran parte de las nefronas ya están comprometida, generalmente el 70%. En esta etapa, los riñones ya no pueden concentrar la orina, lo que resultará en un aumento de volumen y dilución. Con esto, el gato ingiere más agua, lo cual no es común.

Con la pérdida del 75% de la función renal, habrá una caída en la tasa de filtración glomerular. Esto significa que los productos de degradación que normalmente son excretados por los riñones se acumularán en la circulación. Las más importantes son la urea y la creatinina, que caracterizan el cuadro clínico denominado uremia.

Algunos de los signos clínicos asociados a la uremia son anorexia, letargo, pérdida de peso, vómitos, diarrea, hemorragia gastrointestinal, estomatitis ulcerosa y halitosis (con olor a amoniaco).

Otra consecuencia de la insuficiencia renal en los gatos son los desequilibrios ácido-base y electrolíticos. Así, la pérdida de potasio por la orina también son algunas de las consecuencias de la ERC. La pérdida de potasio a través de la orina dará lugar a hipopotasemia, que se manifiesta clínicamente por debilidad muscular.

La acumulación de fósforo en la sangre contribuirá al empeoramiento de los signos clínicos del gato así como a la progresión de la enfermedad. La menor excreción de iones hidrógeno contribuirá a la acidosis metabólica y agravará el cuadro clínico.

Catit 43742W Bebedero Fuente Flor 3, 3 L
448 Opiniones
Catit 43742W Bebedero Fuente Flor 3, 3 L
  • Anime a su gato a beber más, evitando así problemas del tracto urinario
  • Permite 3 configuraciones de flujo de agua diferentes para gatos quisquillosos

Exámenes necesarios

El diagnóstico de problemas renales en felinos debe partir de la historia clínica de los animales. Debe combinarse con la evaluación de síntomas, pruebas de laboratorio e imágenes.

Los aumentos séricos de urea y creatinina y la baja densidad de la orina son algunos de los datos de laboratorio que se esperan cuando existe el problema.

La medición de electrolitos (potasio, fósforo y calcio), la presión arterial y la pérdida de proteínas a través de la orina son otras pruebas que se realizan. Esto sirve para establecer el diagnóstico y la indicación del tratamiento adecuado.

Además, la ecografía veterinaria se puede utilizar para identificar cambios en las estructuras de los órganos que componen el sistema urinario. En el caso de la ecografía veterinaria con doppler, el veterinario también puede identificar cambios en el flujo sanguíneo en la zona, agilizando el diagnóstico de la patología.

Tratamiento para la insuficiencia renal en gatos

Desafortunadamente, la insuficiencia renal en gatos no tiene cura. Sin embargo, si se inicia el tratamiento adecuado, existen posibilidades de estabilizar el problema, dando a los gatos una mejor calidad de vida.

El tratamiento debe iniciarse con la corrección de los desequilibrios hidroelectrolíticos y con la corrección de la deshidratación con fluidoterapia.

Los animales con esta enfermedad también deben recibir agua fresca con frecuencia. Los electrolitos y minerales se pueden reemplazar por vía parenteral u oral, según la necesidad del animal.

Otro cuidado fundamental es realizar el manejo nutricional del gato, especialmente en estadios más avanzados de la enfermedad. El veterinario debe recomendar alimentos adecuados para animales que desarrollen este problema.

El uso de nutrición a través de una sonda esofágica o gástrica también puede considerarse en aquellos gatoss muy débiles, con úlceras bucales o que no acepten otro método de alimentación. Al menos hasta que se pueda equilibrar su situación clínica.

Para evitar el desarrollo de insuficiencia renal en gatos, te recomiendo:

  • Realizar revisiones veterinarias periódicas. Al menos una cada año.
  • Si tu gato es mayor de 5 años, deberías hacer revisiones veterinarias cada 6 meses.
  • Dale a tu mascota una dieta equilibrada
  • Fomenta a que beba agua con regularidad. Las fuentes de agua son un buen accesorio para ello.

Deja un comentario