Cómo bañar un gato

Los gatitos aprenden a lamerse a sí mismos cuando tienen entre dos y cuatro semanas de edad. Los gatos adultos pasan la mitad de su tiempo despiertos acicalándose. Entonces, ¿por qué debería darle un baño? y lo más importante, ¿cómo bañar un gato?

Un baño estimula la piel y elimina el exceso de grasa, caspa y pelo suelto. Bañar a tu gato no le hará daño.

El darles un baño es una experiencia poco agradable para los gatos, por ello debemos ofrecerles las máximas comodidades posibles.

Si tu mascota guarda en su memora experiencias positivas de baños anteriores, te será más fácil para la próxima vez, y poco a poco ser irá acostumbrando.

Cuándo bañar a un gato

Los gatos de pelo corto rara vez o nunca necesitan un baño, mientras que los gatos con pelo más largo a menudo necesitan un bañarse a menudo, pero sin excederse.

Bañarse con demasiada frecuencia puede secar la piel, así que como mucho puedes bañarlo una vez al mes. Los gatos pequeños aceptan el baño más fácilmente, así que empieza cuanto antes, siempre que tenga al menos 4 semanas de edad.

Los gatos ancianos o los gatos extremadamente enfermos pueden sentirse estresados ​​al bañarse, así que sigue las recomendaciones de tu veterinario para estos casos.

Qué necesitas para bañar un gato

Para bañar a tu mascota vas a necesitar:

  • Un champú para gatos
  • Varias toallas
  • Algún objeto que flote para distraerlo

El champú para humanos, o los productos para perros pueden ser demasiado fuertes y resecar la piel del gato y, en algunos casos, pueden ser tóxicos.

Oferta
MENFORSAN champú muy suave para gatos 300 ml
  • Champú de máxima calidad para gatos con una fórmula muy suave que nutre, suaviza y protege el pelaje manteniéndolo brillante y sedoso.
  • Facilita el peinado y reduce la electricidad estática durante el proceso del cepillado. 

Preparativos

Bueno, vamos a prepararnos antes de ver como bañar un gato. Antes de mojar a su gato, cepilla su pelaje a fondo. Tu deberías usar ropa vieja y estar preparado para mojarte.

El área del baño debe estar a una temperatura agradable y sin corrientes de aire. La bañera te puede servir, pero es más cómodo si puedes bañar a tu gato en un lavabo a la altura de la cintura.

Quita todos los artículos rompibles y recoge las cortinas de la ducha para que no estorben. Evite cualquier cosa que puedan asustar a los gatos, para que el baño sea lo más agradable posible para el animal.

Pon a tu alcance el champú, varias toallas y un paño cerca del fregadero o la bañera. Deja correr agua tibia antes de traer al gato.

La temperatura del agua debe ser similar a la de la temperatura corporal, es decir, bastante cálida, pero no tan caliente como para incomodar al gato.

Coloque una toalla o alfombra de goma en el fondo de la bañera o lavamanos. Los gatos odian las superficies resbaladizas y esto hará que sea menos estresante.

Cierre la puerta del baño para no correr el riesgo de que se escape el gato mojado o enjabonado.

Cómo bañar un gato bebe

Para gatos pequeños o gatitos, usa el fregadero doble de la cocina. Pon un recipiente lleno de agua en cada uno con agua tibia.

Baja suavemente a tu minino en el primer recipiente para mojarlo. La mayoría de los gatos aceptan este método más fácilmente que si se les rocía con agua.

Deje que su gatito se mantenga sobre sus patas traseras mientras tu sostienes las de delante. Moja bien el pelaje y pon champú. Con una toallita húmeda podrás lavarle la cara. Intenta que no contenga jabón.

Después de hacer espuma, mete al gato nuevamente en el primer recipiente para enjuagarlo. Quita la mayor cantidad de jabón posible. Después lo metes en el otro recipiente de agua que no contendrá nada de jabón.

Por último, solo te queda el secar al gatito con una toalla. Debes frotar para secar lo máximo posible.

Rociar agua, o sumergir en agua, ¿Cómo bañar un gato?

Los gatos adultos de tamaño grande pueden ser difíciles de mojar. Además,el sonido del agua corriente puede asustarlos.

La mejor opción es sumergir al gato. En casa, el mejor lugar sería el fregadero de la cocina. Un lado se usaría como bañera y el otro como ducha, para quitarle el jabón.

Nunca rocíes agua en la cara de tu gato, utiliza un trapo húmedo para limpiar esa área. Mantén una mano sobre el gato en todo momento para evitar que se escape. Enjuaga su cuerpo comenzando por el cuello y por la espalda, después debajo de la cola y barriga.

Por último, envuelve al gato limpio en una toalla seca. Los gatos de pelo corto se secan rápidamente, pero los de pelo largo pueden necesitar dos o más toallas para secar la mayor parte del agua.

Conclusión

Algunos gatos realmente disfrutarán del baño y otros no. Se paciente y no regañes a tu gato durante el baño. Si tu gato realmente odia el baño, intenta darle mucho cariño antes y durante el baño.

Si bañar a tu gato en casa parece demasiado problemático, un peluquero profesional con experiencia en gatos es tu mejor opción para una limpieza eficaz.

Deja un comentario